Apocalipsis feminazi!

Para todo lo que no está relacionado con los CSI.
Responder
Avatar de Usuario
Gandalf
Mensajes: 41
Registrado: 07 Ago 2018, 23:53
Agradecido: 25 veces
Agradecimiento recibido: 39 veces
Contactar:
1370

Mensaje por Gandalf » 08 Mar 2019, 14:57

Capítulo I

Apocalipsis feminazi… Así lo llamaron, pero en realidad fue mucho peor; no hay en el idioma de Cervantes recursos lo bastante contundentes como para describir, de modo fidedigno, la marea de horror, sangre y fuego que asoló España el día de la anhelada revolución masculinista.
Cadáveres esparcidos por las calles con sus cuerpos despanzurrados, lamentos de agonía huyendo de gargantas rebanadas por las que brotaba la sangre como un desagüe roto, manadas de hombres imbuídos de justiciera furia con antorchas y garrotes rodeados de alambre de espino patrullando los callejones en busca de feminazis huidas… Por donde se tendiese la vista todo era hembristas masacradas, sólo se libraron aquellas que lucían un brazalete con las letras MH (Mujer Honesta) y estas procuraban no salir afuera durante las oleadas de cazadores de feminazis para no estorbar el trabajo de limpieza social.
Lo más surrealista de todo es que nadie había preparado nada deliberadamente, pero el consenso de la población era espontáneo y absoluto, al punto de que el gobierno auspiciaba la revuelta proporcionando armas automáticas y vehículos artillados a los enardecidos milicianos masculinistas. En las televisiones, un informativo especial del gabinete de crisis había declarado al feminazismo como enemigo público numero uno, y decretado una órden especial de exterminio de sus afiliados y representantes en todo el territorio nacional.
Bibiana Aído cayó la primera al salir de su coche oficial presa de sus propios escoltas, quienes vaciaron los cargadores de sus pistolas en su cráneo, convirtiéndolo en una masa de hueso, sangre, piel y pelo irreconocible. Así mismo, el representante de las asociaciones de padres divorciados (Que fue liberado esa misma tarde de su celda, en la que fue recluido a colación de juicio-farsa por una denuncia falsa del ministerio feminazi de la mujer) remató la faena introduciendo el cañón doble de su escopeta del .12 por la vagina de la ex-ministra muerta, y descargando dos crueles postazos que hicieron reventar su vientre como un globo lleno de sangre y mierda al que se le adosara un petardo “cuarto de barreno”
Acto seguido, las gentes que rodeaban tal evento estallaron en gritos de hurra, cánticos y júbilo, alzando en hombros al hombre de la escopeta y entonando un sentido himno pro-masculinidad que resonaba como un trueno prolongado en la distancia, mientras formaban una prieta fila de soldados de la justicia masculina que desfilaba orgullosamente por la Gran Via… La misma tierra se estremecía al paso arrollador de estos adalides de la virilidad que, feroces y revestidos de la justa venganza, exterminaban a todo ser que apestase a feminismo.

Capítulo II

Eran las ocho de la mañana del día “cero” y las calles estaban siendo peinadas por patrullas anti-feminazis formadas por pequeños grupos de militares en vehículos ligeros de infanteria, a modo de grueso de las fuerzas desplegadas con sus torretas artilladas con ametralladoras del .50BMG, y por una inmensa mayoría de ciudadanos en sus coches particulares que se movían muy rapido y en todas direcciones como sabuesos siguiendo a la presa.
Un silencio oneroso reinaba, y se veía ocasionalmente perturbado por el sonido de disparos de escopeta en una sucesión de varios en breves segundos, algun gemido de agonía y un posterior vitoreo por la feminazi ejecutada, cuyos despojos eran rapidamente recogidos y añadidos al resto en la parte trasera de la furgoneta que siempre acompañaba a cada coche de esforzados milicianos masculinistas. Mientras, la caza implacable de enemigos del hombre y del pueblo en general seguía su curso, ante el asombroso beneplácito de toda la población unida ante lo que era el estallido de un clamor popular que llevaba gestándose desde que se conocieron los datos de hombres inocentes expoliados, encarcelados e incluso suicidados en números abrumadores a causa del acoso judicial/económico hembrista de los criminales que se beneficiaron de ello en el poder, una escena especialmente interesante se desarrollaba en el sótano de una casa semiderruida, en abandono desde hacía años, donde trataban de eludir la muerte Ana Miguez, Lidia Falcón y Miguel Lorente Acosta, máximos exponentes del hembrismo más salvaje y criminal de España.
El trío de miserables terroristas de género se hallaba en un estado de pavor y lucían la ropa sucia, sudada y alguna herida de arrastrarse por el suelo hacia su escondrijo ruinoso, en busca de un poco de tiempo mientras su mente trataba de comprender que todo el daño brutal que habían causado cuando estuvieron en posición de poder se volvía contra ellos, en forma de cacería implacable…

– Joder, joder… Esto no puede durar mucho! La ONU no dejará que pase de hoy, estoy seguro, esto tiene que estar siendo noticia en todo el mundo y pronto habrá una resolución del consejo de seguridad y mandaran a los cascos azules a disolver el gobierno para recuperar el control, no os preocupeis sólo tenemos que aguantar dos o tres días! Esto será solo el último empujón que necesitamos para destruir de una vez por todas y para siempre a la familia y con ello a la residual resistencia del pueblo a ser etiquetados y convertidos en meras reses humanas a nuestro servicio. Si, eso es, sólo tenemos que aguantar un par de días nada más, un par.. Un par de días y todo se arreglará…

El traidor al pueblo dijo esto con la voz temblorosa y quebrada, preso de una atenazante sensación de ahogo, sabedor de que solo estaba enunciando sus vanas esperanzas. Como castuzo con acceso a ciertos canales de información reservada a su inmunda ralea, había recibido el chivatazo de que todo el tinglado feminazi iba a reventar y que si no abandonaban el país en horas serían probablemente ejecutados por crímenes de lesa humanidad y androcidio planificado, linchados durante el alzamiento ciudadano contra el poder corrupto y sexista, pero el execrable político lo tomó como una broma telefónica de algún colega; su mente escuadrada a golpe de informe y maletin no concebía que pudiera suceder semejante cosa… Él estaba demasiado drogado por los años de confortable e ignominioso enrriquecimiento instalado en la casta del poder, y paladeando como buen desalmado psicópata esa extraña percepción de saber que una firma suya, un documento sellado por él, destrozaba la vida de cientos de miles de hombres inocentes…
No entraba en su capacidad de raciocinio que el daño causado durante la dictadura de género anti-varón pudiera haber sido comprendido hasta sus más ignotos orígenes y hasta sus mas ramificadas repercusiones y, con ello, hubiera despertado en la ciudadanía una furia tan grande y ansiosa de justicia que desencadenase lo que ya era una auténtica sublevacion armada contra el hembrismo, que no hacía prisioneros y de la que ya no podría huir.
Entonces, la conocida lesbiana e instigadora recalcitrante del androcidio Lidia Falcón, que hasta entonces estaba acurrucada junto a unos muebles viejos lloriqueando y con el cuerpo trémulo de miedo, comenzó a gritarle a Miguel Lorente presa de la histeria:

– Cállate , cállate imbécil! Esto es el fin es que no te das cuenta? Hemos ido demasiado lejos, no supimos frenar a tiempo y se nos ha ido de las manos!!! Ahora van a matarnos , saben como nos llamamos y tienen nuestras fotos!. No tenemos escapatoria o nos pudrimos aqui en este edificio abandonado hasta morir de inanición o terminaremos ante un tribunal del pueblo que nos ejecutará tras un juicio sumarísimo, eso si no nos cogen los milicianos y nos revientan el pecho a postazos! Malditos seas, tu y los hijos de puta que pergeñásteis esto en el principio, financiados por ese cónclave de la fundación Rockefeller!…

A lo que el cobarde hembrista respondió, con una mueca de malicia extrema que pretendía parecerse a una sonrisa:

– Malidtos seamos dices, puta lesbiana anorgásmica de mierda? Acaso no te lucraste como una esponja absorbe-dinero a espuertas con cada acción que llevabas a cabo colaborando con nosotros? Es que ahora reniegas de cómo te reías cuando tu cuenta en Isla Mauricio iba creciendo a razón de medio millon al trimestre, mientras tu gritabas con una sonrisa de oreja a oreja “machete al machote!” al recibir en tu e-mail cada confrimación de ingreso? Tu eres tan culpable como yo de esto, estamos hechos de la misma pasta, no lo dudes zorra! Aqui si el barco se hunde tu irás a mi lado al abismo!

Mientras la pareja de ratas acorraladas se daban dentelladas la una a la otra, presa de la desesperación y conocedoras de que su tiempo era una inexorable cuenta atrás, la dirigente de la asociación ultra feminazi “alecrin” rebuscaba nerviosamente en su bolso tratando de encontrar el teléfono, con la intención de conectar los auriculares que acababa de comprar dos días antes, y poder escuchar la radio por si había alguna remota esperanza de que desde el exterior se hiciera algún movimiento que permitiese que salvaran la vida. Conectó los auriculares que eran tambien la antena de recepción, y mandó a sus compinches que callaran para escuchar las ultimas noticias.

– Silencio, tengo la radio puesta escuchémosl!, seguro que la ONU hará algo, sí eso es, la ONU vendrá y nos rescatará! Ellos nos apoyaron, nos incentivaron en nuestra tarea y nosotros fuimos buenos sirvientes, no nos dejaran en la estacada, ellos nos ayudaran estan agradecidos de nuestro trabajo a sus órdenes!

La cabecilla hembrista en cuyo rostro se leía el miedo por el destino del que trataba de evadirse recurriendo a una esperanza tan falsa como su sonrisa, sintonizo Radio Nacional de España, y lo que escucharon fue la más atroz y devoradora melodía de terror que podía llegar a sus oídos, la crónica de actualidad en directo relatada por el locutor de la RNE desde las inmediaciones de la sede de la “Asociacion de mujeres juristas Themis”. La asociacion te feminista que colaboró en la redacción de la LIVG promoviendo la criminalización del varón y la inversión de la carga de la prueba.
En medio de un enmudecimiento que caía sobre cada criminal de género allí reunido como una losa de plomo que cierra un ataud para los siglos de los siglos, la voz que brotaba con marcado júbilo del altavoz del teléfono relataba que un contingente de milicianos había entrado en el local a sangre y fuego, matando a tiros y pasando a cuchillo a toda alimaña hembrista que se encontraba en el edificio, tras la providencial ayuda del ejército del aire que había enviado a un helicóptero “Eurocopter EC665″ que reventó la fachada del local con dos misiles hellfire.
El periodista era claro y directo, haciendo gala de una enorme profesionalidad y describiendo la escena con sumo detalle, y cada segundo del parte de noticias era una marea de horror ciego y helado que hacía que los cuerpos de las ratas hembristas y criminales de género se estremecieran al conocer de manera inexorable que no había oportunidad alguna para ellos, que tarde o temprano sus vidas dedicadas a causar sufrimiento al varón para enrriquecerse a su costa y para regalarse su ego psicopatizado con cada “chute” de satisfacción enfermiza al saber que detentaban el poder de arruinar a millones de hombres con una simple firma, estaban ya siendo contadas regresivamente antes de ser justamente depurados por sus delitos contra la humanidad.
Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos...

Responder